La fagofobia es el miedo “irracional” a ahogarse (atragantarse) al ingerir alimentos, bebidas o pastillas. La simple exposición a estas situaciones provoca en la persona una respuesta inmediata de ansiedad, que puede tomar la forma de un ataque de pánico situacional causando que la persona evite enfrentarse a las conductas de comer y beber.

Este miedo exacerbado puede venir desencadenado a partir de una experiencia traumática en el cual la persona en algún momento anterior sufrió un atragantamiento mientras comía o bebida, por ejemplo, intentó comer algo mientras estaba nervioso y la comida no pasó por la garganta tan rápido como hubiese querido. A veces no tiene por qué vivirse una mala experiencia directamente, sino que el mero hecho de presenciar un atragantamiento de alguien de su entorno o padecer alguna enfermedad relacionada con el sistema digestivo, como una faringitis dolorosa, puede provocar ese miedo irracional del que hablamos.

Te contamos sus síntomas, consecuencias y tratamiento en nuestro consultorio: