Aprovechando que este martes es 14 de febrero, Día de San Valentín, nos hacemos eco de la noticia sobre amor y salud del periódico Levante:

Existen distintos tipos de amor, todos positivos. Sin embargo el más fuerte y estudiado es el enamoramiento, que es cuando se produce un sentimiento incontrolable de alegría.

1.- Cuando el amor es del bueno podemos llegar a pensar que es adictivo, y no falta razón. Según un estudio de la Universidad de Nueva York (EEUU), enamorarse produce un efecto cerebral similar a una dosis de cocaína. La culpa es de la dopamina, una sustancia que aparece en la sangre al sentirse sensaciones agradables como, por ejemplo, mantener relaciones sexuales, comer chocolate o consumir drogas.

2.- Estar enamorado fortalece el sistema inmunológico y, en consecuencia, mejora el estado de salud. Según el investigador de genética de la Universidad de Barcelona, David Bueno, la culpa es de las reacciones bioquímicas que experimenta el cuerpo de una persona cuando está en fase de enamoramiento.

Sin embargo, esta “adicción” tiene un tiempo límite y “solo dura entre dos y tres años”. Después de esto, señala el experto, “los receptores de estímulos se van saturando y pasan a actuar las hormonas endorfinas que son las causantes, entre otros aspectos, del placer y la tranquilidad”.

3.- Cuando te enamoras estás más guapo. Estar enamorado y mantener una actividad sexual desencadenan diferentes cambios en nuestro organismo que benefician a nuestro aspecto físico, con una piel más tersa, y a nuestra salud cardiovascular ya que durante la estimulación sexual la tensión arterial (sistólica y diastólica) y las pulsaciones aumentan ligeramente.

4.- No sabemos si el amor borra las penas pero lo que es seguro es que reduce el dolor. Al menos esto es lo que afirma un estudio del Centro Médico de la Universidad de Stanford que señala que los sentimientos intensos y apasionados de amor pueden proporcionar un alivio para el dolor de forma similar a los analgésicos o a ciertas drogas como la cocaína.

Según explica Sean Mackey, responsable del estudio, “cuando las personas se encuentran en la fase del amor más apasionada existen alteraciones significativas en su estado de ánimo que impactan sobre su experiencia del dolor”. Concretamente, las áreas del cerebro activadas por el amor intenso son las mismas que los fármacos utilizan para reducir el dolor.

5.- El amor te estresa. Así es, el enamoramiento puede provocar síntomas livianos de ansiedad y estrés; principalmente ante la ausencia temporal de la pareja, tal y como ha indicado a Europa Press el miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (COP), Esteban Cañamares. A su juicio, la ausencia prolongada de la persona a la que se ama puede generar también “intranquilidad y la sensación de que el tiempo no corre”, aunque esta sintomatología no se da a un nivel patológico. No obstante, manifiesta que algunas personas pueden sentir “que nada tiene sentido” si no se está con esa persona.

6.- Estar enamorado mejora el estado de tu corazón. El enamoramiento reduce el estrés crónico y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Así lo asegura el especialista en psicología del Hospital Quirón Murcia, Joaquín Conesa. El motivo es que la dopamina, oxitocina y norepinefrina son sustancias buenas para el corazón.

Por otro lado, según explica, se reduce la producción de hormonas como el cortisol, que eleva la tensión arterial y nos produce estrés. Al estar enamorado los niveles de esta hormona bajan de manera natural y se palian los efectos negativos del estrés crónico, añade en el comunicado.

Noticia seleccionada, lee el artículo completo aquí.